Publicidad

Nacionales

Viernes, 12 Octubre 2018

Procuraduría anuncia construcción de dos nuevos centros penitenciarios

El procurador general de la República, Jean Rodríguez, presentó el Plan de Humanización del Sistema Penitenciario Nacional, mediante el cual se erradicarán los males que por décadas han afectado el sistema penitenciario del país.

Al exponer la iniciativa en una conferencia de prensa efectuada en el auditorio de la Procuraduría General de la República, Rodríguez explicó que este plan se fundamenta en dos componentes básicos, uno de infraestructura y el otro de reinserción de los internos.

El jefe del Ministerio Público sostuvo que de los 41 recintos diseminados a lo largo del territorio, 19 pertenecen al viejo modelo, el cual alberga una población de 16,616 privados de libertad, mientras que los 22 recintos restantes pertenecen al llamado nuevo modelo, que cuenta con una población de privados de libertad que asciende a los 9,542 internos, para un total de 26 mil internos a nivel nacional.

En ese sentido, explicó que para acabar con el hacinamiento, la implementación de este plan incluye la construcción de nuevas edificaciones que permitan alojar a los más 12 mil internos, que afirmó en la actualidad guardan prisión de manera deplorable.

Rodríguez resaltó que, este plan es uno de los proyectos más trascendentales de la historia del país por el impacto humano que representa, indicando que con el mismo las 41 cárceles existentes serán remodeladas o acondicionadas, para que de esta forma, todo privado de libertad en la República Dominicana sin importar donde esté recluido, tenga garantizado un espacio físico decente y digno durante su internamiento.

Igualmente, expresó “es hora de dejar de hablar de un viejo y un nuevo modelo penitenciario, y de hablar de un único modelo: un modelo humano, donde todos los internos del país reciban el mismo trato digno e igualitario, así como, las mismas oportunidades de rehabilitación y reinserción, porque así lo merecen por su sola condición de seres humanos y para que a su salida sean entes de bien y no delincuentes reincidentes”.

Asimismo, Rodríguez recalcó que este plan es humano, porque con su ejecución se reducirá a cero el hacinamiento existente en las cárceles del país y sobre todo se dará cumplimiento a lo establecido en la Constitución de la República, que establece de manera clara que las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad van orientadas hacia la reeducación y reinserción del individuo en conflicto con la ley.

También, el procurador sostuvo que el plan contempla la estructuración de un sistema donde siempre haya acceso a tratamientos médicos y psicológicos oportunos; donde existan actividades de formación cada vez más completas, puntuales y efectivas, así como actividades recreativas que fomenten la salud mental y física de los internos.

El máximo representante del Ministerio Público dijo además que para lograr una mayor reinserción social serán reforzados los programas de educación que se ejecutan en la actualidad, tanto la educación básica y media, así como el fortalecimiento de la educación técnico-vocacional.

En ese sentido, Jean Rodríguez dijo que esto sólo será posible implementando verdaderos programas integrales de educación y capacitación que nos permitan reintegrar a la sociedad un ciudadano renovado y rehabilitado, logrando así prevenir la criminalidad a mediano y largo plazo.

El procurador general anunció la ampliación de 8 de los actuales centros de corrección y rehabilitación existentes bajo el nuevo modelo, conforme a las necesidades que tienen las provincias donde los mismos se encuentran. Estos centros serán los de Puerto Plata, Elías Piña, Dajabón, Rafey Hombres, San Pedro de Macorís, Najayo Mujeres, Najayo Hombres y Najayo San Cristóbal.

“Para ello construiremos nuevas edificaciones dentro de esos 8 centros, aumentando la capacidad en 2,120 privados de libertad en los centros existentes”, expresó.

Anunció, además, la construcción de dos nuevos recintos penitenciarios. El primero de ellos estará ubicado en el distrito municipal de Pedro Corto, en la provincia de San Juan de la Maguana, con una capacidad para 960 internos, el cual vendrá a completar el déficit urgente de espacios que necesita esa provincia y ayudará a erradicar el hacinamiento en las cárceles ubicadas en provincias aledañas.

Al referirse a la construcción de La Nueva Victoria, el procurador resaltó que se trata de la construcción más significativa y de mayor impacto dentro de este Plan de Humanización del Sistema Penitenciario.

Explicó que en 18 meses la Penitenciaría de La Victoria que hoy conocemos no lo será más, ya que, como parte de este Plan de Humanización del Sistema Penitenciario, se construirá un nuevo complejo penitenciario de 12 módulos, "con lo que eliminaremos de manera definitiva el hacinamiento existente en ese penal".

Este complejo estará ubicado en Las Parras, en el municipio de Guerra, de la provincia de Santo Domingo y los 12 módulos tendrán una capacidad de 9,257 internos, de los cuales 8,592 serán hombres y 665 serán mujeres, debidamente separados en pabellones.

El procurador reveló que este plan incluye intervenir las cárceles preventivas ubicadas en 12 palacios de justicia y en otras dependencias a nivel nacional, incluida la ubicada en el municipio de San Luis en el municipio de Santo Domingo Este.

Indicó, que esas instalaciones serán remozadas para que las personas privadas de libertad que allí se encuentren gocen también de condiciones dignas.

Dijo también que se construirán dos nuevos centros de atención integral para adolescentes en las provincias de Barahona y La Romana, con una capacidad combinada de 168 internos. Estas nuevas estructuras servirán para descentralizar los centros de este tipo y distribuirlos de manera más equitativa a nivel nacional.

Rodríguez destacó que a partir de la implementación de este Plan de Humanización del Sistema Penitenciario Nacional, todas las infraestructuras penitenciarias cumplirán gradualmente con todas las normas internacionales de derechos humanos, así como también con los estándares mínimos para el tratamiento de privados de libertad aceptados por la Organización de las Naciones Unidas, mejor conocidos como las “Reglas de Nelson Mandela”.

Explicó que esto incluye edificios con instalaciones de alojamiento humanas, donde cada interno tendrá su cama y su espacio para dormir y descansar correctamente, también celdas acondicionadas especialmente para personas con movilidad reducida o discapacidad, así como espacios destinados a los internos de máxima seguridad.

Visto 72 veces

Siguenos

Buscar