Publicidad

Nacionales

Martes, 19 Noviembre 2019

Gobierno amplía frontera agrícola de República Dominicana

El Gobierno trabaja para ampliar la frontera agrícola del país, y enfrentar los desafíos de alimentar a los más de 22 millones de personas que, en el 2050, comerán en la República Dominicana.

Así lo afirma el ministro de Agricultura, Osmar Benítez, al participar en el panel “Impacto y desafíos de la gobernanza global en República Dominicana”, organizado por el Ministerio de Administración Pública.

Para ese fin, Agricultura promueve el uso de la tecnología para aumentar la productividad agrícola y garantizar la seguridad alimentaria de la población.

“La tecnología es la respuesta ante los desafíos de alimentar a más de 10 millones de dominicanos, más seis millones de turistas que nos visitan anualmente, más una población inmigrante, y otro millón y medio de turistas de cruceros que tocan los puertos del país en busca de abastecerse”, señaló.

Expuso que el país cuenta con 4.9 millones de tareas agrícolas que se encuentran bajo riego, y que son factible de incorporar a la producción de alimentos en el marco de los planes de desarrollo definidos en el “Plan Estratégico Sectorial Agropecuario 2020-2030, visión 2050”.

Además de la expansión de la frontera agrícola para la gobernanza glocal, Benítez refirió la importancia de la agricultura familiar como una oportunidad de autosuficiencia alimentaria.

Manifestó que el Gobierno realiza grandes esfuerzos para abastecer de agua a zonas agrícolas que en época de sequía merman la capacidad de producción y contribuyen a la escasez de alimentos de la canasta familiar.

Entre los esfuerzos para ampliar la frontera agrícola, planteó la necesidad de construir una presa en el Cibao Central donde, aseguró, se produce la mayor parte de los víveres que se consumen en el país como yuca, batata, plátanos, pero que carece de agua por falta de un sistema de riego, y que ha sido fuertemente impactada por la sequía.

Reveló la existencia de la opción de construir otra presa en Alto Yuna, en Monseñor Nouel, a un costo de 500 millones de dólares, o la presa de Amina, en San José de las Matas, Santiago de los Caballeros, con igual monto.

(Martes 19 de noviembre).

Visto 129 veces

Siguenos

Buscar